La paz tiene nombre de mujer: Se realizó en Bogotá la Cumbre de Mujeres Electas 2015


Este 23 y 24 de noviembre acudieron a la capital del país cerca de 135 mujeres entre gobernadoras, alcaldesas, diputadas y concejalas de todo el territorio nacional a la Cumbre Nacional de Mujeres electas “Más mujeres, más Democracia”, con el fin de apoyar y mejorar la calidad de la participación política de las mujeres en los cargos de decisión e incluir herramientas de gestión relacionados con la construcción de paz y derechos de las mismas.

Las discusiones resaltaron variedad de temáticas, en especial la Inclusión e igualdad en la toma de decisiones de las mujeres y los retos que deben afrontar las nuevas mandatarias frente al actual proceso de paz y eventual firma de acuerdos entre el gobierno nacional y las FARC.

Para Ana María Almario-Directora para la Democracia, la Participación y la Acción Comunal del Ministerio del Interior, la participación de las mujeres en política debe fortalecerse a través de los mecanismos ya existentes, pues existen muchas instancias inutilizadas que deben ser apropiadas por los y las ciudadanas y afirmó que las nuevas gobernantes locales debían asumir sus administraciones con la necesidades de la ciudadanía.


Tomando la experiencia de mujeres en política, la senadora Claudia López enfatizó en la necesidad de que la mujer se empodere sobre temas de género, asuma sus responsabilidades y posicione su voz. Por su parte, Zulia Mena actual alcaldesa de Quibdó-Chocó expresó: “Las mujeres debemos prepararnos para hacer la política, no salirnos de la zona de confort, tenemos que ser capaces de superar las conversaciones y costumbres limitantes ya que la política en Colombia esta masculinizada”

Las mujeres electas : Los retos del Posconflicto

Si bien el proceso de paz lleva alrededor de tres años de discusión, la fecha límite para la firma de los acuerdos notificada por Juan Manuel Santos será marzo de 2016. Y Ahí, el papel y participación de las mujeres gobernadoras, alcaldesas, diputadas y concejalas es crucial en la oportunidad de la paz y la construcción de ésta en los territorios.


Los retos territoriales del posconflicto se discutieron bajo diversas voces. Por un lado, Diego Bautista-Asesor de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz alertó que el mayor riesgo con la paz es “que no pase nada a que pase más de lo mismo”, por lo que invitó a las mujeres electas a incorporar y armonizar los Planes de Desarrollo con los lineamientos de construcción de paz y, sobretodo, a que las mujeres se involucren en todas los espacios de construcción de paz.

El tema de las víctimas del conflicto armado no fue menos relevante y frente a ello, la Directora de Gestión Interinstitucional de la Unidad de Víctimas resaltó que de los 7’758. 935 víctimas que se encuentran registradas actualmente en el país, 3’850.000 son mujeres. Adicionalmente, la guerra ha dejado alrededor de 543 concejales (as) y 28 diputados (as) asesinados y asesinadas y muchos alcaldes y alcaldesas han tenido que sesionar desde Bogotá por amenazas a sus vidas; frente a este panorama, la Directora resaltó la importancia de incluir el trabajo de las víctimas en los Planes de Desarrollo y en no retroceder ante los avances en temas de indemnización, reparación y atención a las víctimas.

“Es éticamente superior negociar que continuar en una guerra de vencedores y vencidos”

El cierre del panel sobre el proceso de paz y el papel de las mujeres estuvo a cargo de Ángela María Robledo- representante a la cámara y Copresidenta de la Comisión de paz del Congreso. La representante destacó seis retos básicos para las mujeres que en los próximos cuatro años edificarán las bases del posconflicto en los territorios.

Primero, lograr la refrendación de los acuerdos mediante un plebiscito en el que todos los ciudadanos hagan parte de la decisión de la paz. Segundo: La integración de Colombia entre el centro y las regiones pues afirmó que “en el centro cómodamente no se siente el dolor de la guerra”. Tercero: Fortalecer y reconfigurar la institucionalidad que existe en los territorios donde van a gestionar estas mujeres, anteponiendo siempre la participación de la sociedad civil. Cuarto: creer en la educación y en la pedagogía como la mejor herramienta de construcción de paz.Quinto: Hacer seguimiento a la institucionalidad del sector agrícola para que las mujeres hagan uso efectivo de la tierra y Sexto, revolucionar el espacio privado empezando desde el hogar para que la mujer pueda empoderarse.


Más información en:

Nuestros aliados son: 

 ¿Te gusta lo que lees? Participa! ayúdanos a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2014 por "NDI Colombia". Ceado con Wix.com